¿Realmente funcionan las afirmaciones positivas?

Yo atraigo lo mejor a mi vida. Así es como suena una afirmación positiva. Al principio eso podría sonar como una frase que no tiene sentido para ti. Sin embargo, si repites afirmaciones con suficiente frecuencia, tu subconsciente desarrollará pensamientos positivos. De esta manera puedes obtener tu dosis diaria de positividad. 

No obstante, ¿cómo es posible que estas palabras tengan algún efecto en nuestras vidas? Está comprobado científicamente que las palabras por sí solas pueden mejorar nuestro estado mental y físico. Quizás lo has experimentado alguna vez con un amigo o un familiar. 

¿Qué son las afirmaciones positivas?

Las afirmaciones son declaraciones positivas de fe, que influyen en nuestra mente subconsciente. 

Utilizamos el lenguaje de la mente para comunicarnos directamente con nuestro cerebro. Las afirmaciones deben pronunciarse en voz alta y repetitivamente. Varias veces para reforzar y fortalecer no solo a la persona que las esta diciendo, sino la creencia en nuestro ser.

Resulta que nuestro cerebro tiene reglas muy estrictas cuando se trata de comunicarse con el subconsciente. Para que tu mente se dé cuenta de que estás hablando con ella, debes tener en cuenta las siguientes tres cosas al definir afirmaciones poderosas (Sí, porque tu mismo puedes construir tus afirmaciones). 

  • Tiempo presente: Las afirmaciones positivas se escriben sólo en presente, pues tu mente no puede registrar como afirmaciones aquellas que comienzan con pasado o futuro.  «Yo haré» o «Yo fui».
  • Palabras positivas: Para que una afirmación funcione, sólo tiene que estar compuesta de palabras positivas. Se ha demostrado que es más difícil para nuestras mentes interpretar las palabras negativas de una forma positiva. ¿Por qué no dices «Tengo éxito» en lugar de «No puedo fallar»?
  • Los hechos y la verdad: Tu mente reacciona sólo a los hechos y a la verdad. Un «tal vez» o «quizás» no será visto como una afirmación positiva por tu mente. Por lo tanto, es mejor usar declaraciones absolutas basadas en hechos, verdades y que creas que puedes alcanzar. 

A través del enfoque, nuestra mente se ayuda. Filtra la información que es importante de la que no lo es. De lo contrario, ya no podríamos centrarnos conscientemente en las cosas realmente importantes. Por eso es importante que cada frase sea consciente y no se vuelva algo de repetir y repetir porque sí. 

¡Repítelas tanto como puedas! Esto tampoco es nada nuevo para ti, ya que hemos hablado de ello anteriormente. No obstante, es importante repetir la afirmación tan a menudo como sea posible. No existe una fórmula oficial para cuándo y con qué frecuencia repetir una afirmación positiva.

Aquí tengo algunos ejemplos para ti... 

Afirmaciones para la autoestima

  1. Soy el creador/a de mi vida en todo momento
  2. Me abro a descubrir la belleza que hay en mi
  3. Me abro a la belleza de la vida
  4. Me enfrento a los retos de mi vida
  5. Soy la persona más importante de mi vida
  6. Estoy lleno/a de energía y vida
  7. Respeto y uso mis habilidades especiales, conocimientos y capacidades
  8. Me rodean cosas hermosas todo el tiempo
  9. Me amo incondicionalmente
  10. Presto atención a mi pensamiento y elijo conscientemente mis pensamientos

Afirmaciones para el trabajo 

  1. Amo mi trabajo (así no lo tengas, repítelo) 
  2. Tengo el trabajo de mis sueños
  3. Mis empleados me aman
  4. Mis clientes me aman
  5. Amo cada día en el trabajo
  6. Me recompensan por mi buen trabajo
  7. Me encanta mi salario
  8. Me encanta mi oficina
  9. Tomo decisiones sencillas
  10. Estoy bien preparado/a para mi trabajo

 Afirmaciones para el amor

  1. ¡Soy hermoso/a!
  2. Me encanta cómo me veo
  3. Soy capaz de tener una relación sana y llena de amor
  4. Amo a mi pareja
  5. Soy una persona romántica
  6. Mi pareja me ama
  7. Mi pareja me valora
  8. Estoy feliz de tener a mi pareja
  9. Amo desde el fondo de mi corazón
  10. Amo mi sexualidad 

Te invito a que crees tus afirmaciones favoritas que mas resuenen contigo, recuerda: en presente, palabras positivas y realizables... y ¡repítelas lo mas que puedas!